Hipnosis

¿Qué es la hipnosis?

Es una técnica psicológica o estrategia general de afrontamiento y auto-control que, utiliza los propios recursos del cerebro, para ayudar a conseguir cambios importantes a nivel de actitud (aumentar la concentración para los exámenes), conducta (dejar de fumar, instalar el hábito de hacer deporte), mejorar el estado de ánimo (paliar la depresión), producir cambios en la memoria (recuperar recuerdos escondidos), convivir con el dolor crónico (fibromialgia), mejorar los trastornos psicosomáticos (úlceras, dermatitis), aumentar la creatividad (marketing y publicidad), etc.

La hipnosis NO es una terapia en si misma. Es una metodología que aplicada paralelamente a otras intervenciones médicas o psicológicas, aumenta la eficacia de los mismos. Por ejemplo, en el caso del dolor, es imprescindible que haya un tratamiento médico perfectamente establecido. La hipnosis complementará dicho tratamiento para potenciarlo, pero nunca debe sustituirlo. Lo mismo ocurre cuando queremos abordar el objetivo de dejar de fumar. El psicólogo establecerá un Plan de intervención con el que ayudarnos en ese objetivo. Dicho Plan se verá potenciado si incluye la técnica de la hipnosis.

¿Cuál es el procedimiento para lograr un ejercicio de hipnosis?

Para conocer el grado de sugestionabilidad de una persona hay que pasarle, inicialmente, unas pruebas de evaluación. A partir de esos resultados, se diseña un método personalizado para conseguir que el cliente entre en hipnosis. A continuación, el terapeuta introduce una serie de sugestiones concretas para ayudar a cada persona en sus problemas, por ejemplo, paliar el dolor en la fibromialgia, dejar de fumar, mejorar la concentración para los exámenes, etc. De alguna manera, utilizando el símil de la agricultura, el proceso de hipnosis se asemejaría al trabajo que se realiza para preparar la tierra y las sugestiones serían las semillas concretas que se ponen en la tierra para que den su fruto, en función de lo que necesite cada paciente, sus objetivos a conseguir o sus problemas a solucionar.

Como hay tantos métodos de hipnosis y se conoce, previamente, el grado de sugestionabilidad de cada persona, la mayoría de la gente puede beneficiarse de la hipnosis con facilidad. Hay un porcentaje mínimo de personas que tiene dificultad para conseguirlo.

¿Puede aprender a aplicase la hipnosis uno mismo?

En la consulta preparamos un grabación personalizada para que cada cliente pueda practicar la autohipnosis y le enseñamos a utilizarla en casa. Es fundamental destacar que, la práctica y repetición del ejercicio, es uno de los mayores requisitos para alcanzar los objetivos. Cuanto más se repitan dichas sugestiones, más calarán en nuestro cerebro.