Metodología

O-PSIgeno Centro de Psicología ofrece una metodología de trabajo científica en el campo de la Psicoterapia aplicando el modelo Cognitivo-Conductual.

Este enfoque, al igual que otras ciencias de la salud se fundamenta en las investigaciones, a partir de las cuales, seleccionamos aquellas técnicas y estrategias terapéuticas que han demostrado eficacia.

O-PSIgeno Centro de Psicología estructura la intervención en tres fases principales:

  • En la fase inicial,  se realiza una evaluación exhaustiva de cada persona o familia. A continuación, se explica al cliente los resultados obtenidos y se le presenta un Plan de tratamiento personalizado, siempre adaptado a sus necesidades y objetivos a conseguir, como por ejemplo reducir la ansiedad, eliminar obsesiones/compulsiones, mejorar el estado de ánimo, resolver un problema de pareja, etc.
  • Durante la fase de tratamiento se establece, en principio, una sesión semanal. Según se consiguen los objetivos terapéuticos las consultas se van espaciando en el tiempo.
    Todas las sesiones están enfocadas de una manera práctica, que garantiza que el paciente adquiera el autoconocimiento y los recursos o estrategias psicológicas necesarias para empezar a superar su problemática desde el primer día.
  • En la fase final o de seguimiento, se realizan algunas sesiones para comprobar que el cliente sigue bien y que los cambios conseguidos se mantienen en el tiempo. Recordemos que, el enfoque Cognitivo-Conductual persigue dotar al paciente de estrategias y habilidades que pueda utilizar por sí mismo en el futuro para favorecer su mayor nivel de autonomía posible.

Las principales características del modelo Cognitivo-Conductual son:

  • Es de corta duración, si la comparamos con otros modelos de Psicoterapia como por ejemplo el Psicoanálisis.
  • Es activo-directiva, es decir, el paciente adquiere el compromiso de aplicar en su vida cotidiana todo lo que va aprendiendo en consulta, para ello, se determinan tareas a realizar entre las sesiones.
    De este modo, progresivamente, se van alcanzando los objetivos y cambios a conseguir.
  • El terapeuta se dedica a ampliar el conocimiento que la persona posee sobre sus problemas y realiza un trabajo directo hacia la modificación de los pensamientos, emociones y conductas que constituyen el objetivo del tratamiento. Además, complementa la escucha con intervenciones que promueven no solo la reflexión, sino además la aceptación y la acción.
  • Está orientada al presente. La reflexión sobre el pasado tiene como finalidad el autoconocimiento para generar cambios en el presente y busca la prevención de posibles recaídas en el futuro.
  • Se considera que la terapia es efectiva en la medida que el paciente logre las metas que se propuso y mejore su calidad de vida.