28 Sep 2014
septiembre 28, 2014

El Bullyng o acoso escolar     

0 Comment

tristeza

¿Qué significa el término BULLYING y en qué consiste?.

La traducción literal del inglés sería gamberrada o burrada. El bullying, es una situación de maltrato físico y emocional que sufren los niños, en su colegio, por algunos de sus propios compañeros. Se caracteriza por las gresiones reiteradas que un niño o grupo de niños ejercen sobre otro a través de chantajes emocionales e intimidación física o verbal, con la única intención de perjudicar causando daño o miedo.

Los chantajes emocionales consisten en decirle que se va a quedar sin amigos, que no van a permitir que juegue con ellos, en inventar cosas sobre él y difundirlas, en colgarle la etiqueta de “chivato” cuando no es cierto, subrayar defectos físicos o crearlos sin existir, ridiculizar en público, hacer novatadas inhumanas, amenazar de que le van a hacer daño, insultar, menospreciar, quitarle sus pertenencias, etc. La intimidación física pasa por pegarle, con más o menos ensañamiento, hasta llegar a las palizas, empujar, romperle la ropa o el material escolar como libretas, libros, bolis y demás. Por eso, cuando los papás ven que sus hijos traen a casa cosas rotas, deben estar muy atentos y preguntar a sus hijos si hay algún problema en el colegio, hablar con ellos, dialogar.

Los casos más graves de bullying, aunque no son los más frecuentes, llegan a las amenazas con armas e incluso al acoso sexual. Y por supuesto, a la grabación de los hechos para su difusión.

¿Cuál es perfil del acosador?

Habitualmente, los niños acosadores son, a su vez, víctimas de abusos y mal trato que reproducen en los demás lo que viven en si mismos, o bien, tienen situaciones cercanas donde otras personas lo viven y ellos son testigo. Recordemos que el ambiente donde vive un niño es decisivo en su comportamiento y el hecho de convivir con la violencia hace que ésta se “autorice” como forma para conseguir las cosas o doblegar a las personas.

Por otro lado, si un niño, en este caso el acosador, vive carente de afecto y etención, es de suponer que no estará desarrollando una buena autoestima, sino lo contrario. Y es posible que trate de suplir esas carencias como medio para sentirse protaginista, importante o respetado.

Los niños acosadores no suelen actuar solos y elige a otros niños para llevar a cabo su plan dañino. Estos niños, a su vez, tienen el perfil de ser emocionalmente débiles e inmaduros que, acceden a cumplir órdenes porque creen que si se niegan a ello, se convertirán en víctimas. Nuevamente, el motor de este entramado patológico y perjudicial es el miedo.

Este entramado se pone en marcha sin motivo alguno, el acosador actua sin que exista una provocación por parte de la víctima, se mueve sólo por el impulso de hacer daño, para satisfacer sus necesidades de violencia y el placer que les produce la humillación y el trato vejatorio de otro niño.

En cuanto a las víctimas, ¿podríamos hablar de algún perfil concreto?

Puede ser cualquiera, pero sobre todo se fijan en los niños más inseguros, tímidos, introvertidos o que tiene alguna característica física que les diferencia por ser más gorditos, bajitos, llevar gafas o, incluso, sacar buenas notas.

Lo cierto es que el efecto psicológico que el acoso puede causar en los niños es demoledor ya que se convierten en niños humillados, temerosos, tristes, angustiados, con un bajo estado de ánimo y en los casos más graves, desarrollan algún grado de depresión e incluso ideas suicidas.

Donde primero se empieza a notar es en el rendimiento académico, que decae notablemente. Por eso, cuando los papás detectan que su hijo, quien había funcionado bien a nivel académico hasta ahora, una bajada en las notas, poca motivación para ir al colegio, dificultad para la concentración y memoria, etc. deben estar muy atentos y preguntar a sus hijos si hay algún problema en el colegio, hablar con ellos, dialogar.

El equilibrio emocional y la autoestima también se ven muy afectados. Dejan de ser niños seguros para empezar a dudar de si mismos y pensar si algo malo habrá en ellos para que les traten así, si tendrán razón en las cosas que les dicen, si ellos podrían hacer algo que no hacen para que no ocurriera todo esto o si harán algo mal para que los demás se aenfaden y arremetan contra uno. Esto es lo primero que hay que aclarar a los niños que sufren bullying; no hay nada malo en ellos para que alguien los trate así y por supuesto, no tienen ninguna culpa de lo que les está ocurriendo.

Una idea final; si sospecha que si hijo puede estar sufriendo una situacieon de bullying o acoso escolar, movilícese lo antes posible, hable con el menor y muéstrele todo su apoyo para que pueda afrontar su situación. Y ponga, de inmediato, el caso en conocimiento del Centro Escolar, para trabajar conjuntamente y solucionar el problema.

En casos de que el alumno sea incapaz de soportar la situación habría que pensar, muy seriamente, en buscar otro colegio.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *