La Psicología Positiva

happiness-la-felicidad-1427595

A nivel de economía,  tenemos claro que una de las claves para ver prosperar los negocios, es en gran medida, un buen planteamiento inicial y la buena inversión de los recursos. Normalmente, no pensamos en las soluciones que adoptaremos cuando fracasen, más bien creemos con ilusión que van a funcionar y en ello ponemos la energía.

Pero, ¿seguimos el mismo esquema con respecto a nuestros hábitos de salud? ¿Cuánto practicamos la Psicología Positiva? Lo cierto es que siempre resulta más interesante prevenir que curar.

¿Qué es la Psicología Positiva, en qué consiste?

La definición de salud que hace la organización Mundial de la Salud es “la salud es un estado de bienestar físico, mental y social, no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia”.

La Psicología Positiva es una corriente específica dentro de la Psicología general, que estudia los principios de la salud, el bienestar psicológico, la felicidad, la alegría, el amor, etc. Atiende las fortalezas y capacidades del ser humano. Se centra en lo positivo. Es, realmente, un cambio de paradigma, puesto que la Psicología tradicional se había centrado en estudiar y tratar los síntomas negativos y la Psicopatología.

Este movimiento surge a finales de los 90 y se le atribuye a Martin Seligman.

El VIA Inventory of Strengt, traducido al castellano como el Cuestionario VIA de Fortalezas Personales, es un instrumento psicométrico que mide 24 fortalezas y virtudes humanas. Fue desarrollado por el Values in Action Institute (VIA) bajo la dirección de Martin Seligman y Christopher Peterson.

A continuación, se exponen las 24 fortalezas y se anima al lector a revisar cada una de ellas desde su propia persona, viendo en qué medida se siente identificado con ellas, cree que las contiene y observando, con plena conciencia, la sensación de bienestar que le produce entender que así es.

I: Sabiduría y conocimiento. Fortalezas cognitivas que implican la adquisición y el uso del conocimiento.

  1. Curiosidad, interés por el mundo. Tener interés por lo que sucede en el mundo, encontrar temas fascinantes, explorar y descubrir nuevas cosas.
  2. Amor por el conocimiento y el aprendizaje. Llegar a dominar nuevas materias y conocimientos, tendencia continua a adquirir nuevos aprendizajes.
  3. Juicio, pensamiento crítico, mentalidad abierta. Pensar sobre las cosas y examinar todos sus significados y matices. No sacar conclusiones al azar, sino tras evaluar cada posibilidad. Estar dispuesto a cambiar las propias ideas en base a la evidencia.
  4. Ingenio, originalidad, inteligencia práctica. Pensar en nuevos y productivos caminos y formas de hacer las cosas. Incluye la creación artística pero no se limita exclusivamente a ella.
  5. Perspectiva. Ser capaz de dar consejos sabios y adecuados a los demás, encontrando caminos no sólo para comprender el mundo sino para ayudar a comprenderlo a los demás.

II: Coraje: Fortalezas emocionales que implican la consecución de metas ante situaciones de dificultad, externa o interna.

  1. Valentía: No dejarse intimidar ante la amenaza, el cambio, la dificultad o el dolor. Ser capaz de defender una postura que uno cree correcta aunque exista una fuerte oposición por parte de los demás, actuar según las propias convicciones aunque eso suponga ser criticado. Incluye la fuerza física pero no se limita a eso.
  2. Perseverancia y diligencia: Terminar lo que uno empieza. Persistir en una actividad aunque existan obstáculos. Obtener satisfacción por las tareas emprendidas y que consiguen finalizarse con éxito.
  3. Integridad, honestidad, autenticidad: Ir siempre con la verdad por delante, no ser pretencioso y asumir la responsabilidad de los propios sentimientos y acciones emprendidas.
  4. Vitalidad y pasión por las cosas: Afrontar la vida con entusiasmo y energía. Hacer las cosas con convicción y dando todo de uno mismo. Vivir la vida como una apasionante aventura, sintiéndose vivo y activo.

III: Humanidad: Fortalezas interpersonales que implican cuidar y ofrecer amistad y cariño a los demás.

  1. Amor, apego, capacidad de amar y ser amado: Tener importantes y valiosas relaciones con otras personas, en particular con aquellas en las que el afecto y el cuidado son mutuos. Sentirse cerca y apegado a otras personas.
  2. Simpatía, amabilidad, generosidad: Hacer favores y buenas acciones para los demás, ayudar y cuidar a otras personas.

12.Inteligencia emocional, personal y social: Ser consciente de las emociones y sentimientos tanto de uno mismo como de los demás, saber cómo comportarse en las diferentes situaciones sociales, saber qué cosas son importante para otras personas, tener empatía.

IV: Justicia: Fortalezas cívicas que conllevan una vida en comunidad saludable.

  1. Ciudadanía, civismo, lealtad, trabajo en equipo: Trabajar bien dentro de un equipo o grupo de personas, ser fiel al grupo y sentirse parte de él.
  2. Sentido de la justicia, equidad: Tratar a todas las personas como iguales en consonancia con las nociones de equidad y justicia. No dejar que los sentimientos personales influyan en decisiones sobre los otros, dando a todo el mundo las mismas oportunidades.
  3. Liderazgo: Animar al grupo del que uno es miembro para hacer cosas, así como reforzar las relaciones entre las personas de dicho grupo. Organizar actividades grupales y llevarlas a buen término.

V: Moderación: Fortalezas que nos protegen contra los excesos.

  1. Capacidad de perdonar, misericordia: Capacidad de perdonar a aquellas personas que han actuado mal, dándoles una segunda oportunidad, no siendo vengativo ni rencoroso.
  2. Modestia, humildad: Dejar que sean los demás los que hablen de uno mismo, no buscar ser el centro de atención y no creerse más especial que los demás.
  3. Prudencia, discreción, cautela: Ser cauteloso a la hora de tomar decisiones, no asumiendo riesgos innecesarios ni diciendo o haciendo nada de lo que después uno se pueda arrepentir.
  4. Auto-control, auto-regulación: Tener capacidad para regular los propios sentimientos y acciones. Tener disciplina y control sobre los impulsos y emociones.

VI: Trascendencia: Fortalezas que forjan conexiones con la inmensidad del universo y proveen de significado la vida.

  1. Apreciación de la belleza y la excelencia, capacidad de asombro: Saber apreciar la belleza de las cosas, del día a día, o interesarse por aspectos de la vida como la naturaleza, el arte, la ciencia…
  2. Gratitud: Ser consciente y agradecer las cosas buenas que a uno le pasan. Saber dar las gracias.
  3. Esperanza, optimismo, proyección hacia el futuro: Esperar lo mejor para el futuro y trabajar para conseguirlo. Creer que un buen futuro es algo que está en nuestras manos conseguir.
  4. Sentido del humor: Gustar de reír y gastar bromas, sonreír con frecuencia, ver el lado positivo de la vida.
  5. Espiritualidad, fe, sentido religioso: Pensar que existe un propósito o un significado universal en las cosas que ocurren en el mundo y en la propia existencia. Creer que existe algo superior que da forma a determina.

Para finalizar, propongo al lector un pequeño ejercicio de Psicología Positiva; deje una pequeña libreta en la mesilla de noche, al lado de su cama. Cuando acabe el día escriba tres cosas positivas que ha tenido en su día, sirven cosas sencillas como haber tenido las necesidades básicas cubiertas (alimentación, vivienda, seguridad, etc. cubiertas), gozar de salud, tener trabajo, estudios, disfrutar de un amigo o familiar, disponer de una casa, un coche o cualquier otro bien material, recibir ayuda, etc. Escriba lo que usted valore, observando, con plena conciencia, la sensación de bienestar que le produce entender que así es.

tags: Adultos

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *